Mensaje institucional

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Ciudad Educadora, como Comisionada de Educación del Ayuntamiento de Barcelona, reitero nuestro firme compromiso municipal en el seguimiento de los principios de la Carta de Ciudades Educadoras.

Hace 29 años que Barcelona impulsó y asumió el reto de situar la educación en el centro de sus políticas públicas y de poner en valor la educación en el sentido amplio de la palabra, como motor de transformación social que concierne a una gran diversidad de actores, tiempos y espacios de la ciudad.

En esta celebración, queremos sumarnos a las 490 ciudades del mundo que han expresado su compromiso como Ciudades Educadoras, para poder dar visibilidad a la educación y situarla como palanca de cambio, generadora de bienestar y cohesión social en la ciudad y también más allá, ya que los retos que afrontamos son globales.

El lema de este año: Escuchar a la Ciudad para transformarla, nos remite a la responsabilidad imperiosa de seguir impulsando políticas públicas que sitúen a las personas en el centro, como protagonistas activas de cambio; y que creen ecosistemas educadores que generen sinergias con el objetivo compartido de trabajar juntos por este bien común que es la educación.

Hoy, desde Barcelona, seguimos apostando firmemente por una Ciudad Educadora equitativa, inclusiva y generadora de más y mejores oportunidades de aprendizajes a lo largo y ancho de la vida. Para consolidar este paradigma y concretarlo en barrios educadores, tenemos el reto de seguir articulando y fortaleciendo el entramado de entornos y tiempos de aprendizajes diversos, más allá de los tiempos  escolares, para que estas oportunidades educativas estén al alcance y enriquezcan a todos, en lugar de ser un escenario donde se agravan las desigualdades.

Por eso, es preciso consolidar y extender experiencias valiosas que acerquen equipamientos, servicios, proyectos, entidades y personas en los barrios como ecosistemas educativos sobre todo en el tiempo libre. Apostamos por un proyecto educativo de ciudad que nos ayude a avanzar en este empoderamiento de toda la ciudadanía, con vínculos y capacidades para seguir aprendiendo, para hacer, para ser, para convivir y para poder afrontar mejor, y con más creatividad, los retos de la vida personal, social y comunitaria.

Este año en Barcelona destacamos el lema de Escuchar a la ciudad para transformarla, desde la Cultura, la Educación y la Comunidad porque tenemos como objetivo trabajar decididamente para romper la fractura existente entre el sistema cultural y el sistema educativo. Toda la potencia igualadora y de construcción de sentido individual y colectivo que tuvo el derecho a la educación durante el siglo XX, queda hoy, en parte, diluida por las incertidumbres generadas por el momento de cambio de época que vivimos. Incertidumbres que afectan a muchos aspectos de la vida y de las relaciones sociales. Incertidumbres también sobre la sostenibilidad de la vida y los futuros posibles.

Ahora, más que nunca, necesitamos incorporar la mirada transversal de la Ciudad Educadora para sumar al bagaje educativo, más escolar, una serie de recursos más centrados en la creatividad, la innovación o la experimentación que son más propios de las actividades culturales.  Necesitamos, más que nunca, incorporar la escucha cotidiana para reconocernos y transformarnos, personal, colectivamente y como ciudad.

Maria Truñó
Presidenta Delegada de la AICE

 

Las ciudades afrontan problemas complejos que requieren de soluciones creativas e innovadoras. A menudo pensamos que estas solo pueden provenir de personas expertas, que a veces tienen poco contacto con la realidad local, pero la experiencia demuestra que es a través del saber e inteligencia colectiva de la ciudadanía y de los diversos agentes locales que es posible encontrar las mejores respuestas.

¿Disponemos de espacios de escucha, reflexión y debate sobre las cuestiones que motivan y preocupan a la ciudadanía, en nuestras ciudades? ¿Contemplan estos espacios la diversidad de voces que componen nuestras ciudades? ¿Integramos los saberes, habilidades, esfuerzos, creatividad y sensibilidades de los diversos actores y colectivos locales en la búsqueda de soluciones a los problemas públicos?

¿Por qué nos genera recelo abrir canales de construcción compartida??  ¿Por qué percibimos a los “otros” como rivales, diferentes o ajenos, aun sabiendo que podrían ser potenciales aliados y que su incorporación al proyecto puede conllevar respuestas más eficaces y legítimas?

La Carta de Ciudades Educadoras, tanto en su preámbulo como en diversos principios  (6, 9, 12, 15 y 18), se refiere a la participación ciudadana como camino idóneo en la construcción de este modelo de ciudad. Se invita a los municipios a establecer canales de comunicación permanentes abiertos que permitan formular propuestas concretas y de política general. Se trata de crear espacios donde poder conocernos y descubrirnos unos a otros, conversar, intercambiar puntos de vista, debatir, compartir preocupaciones y consensuar propuestas..

Por ello, el lema escogido para la presente edición del Día Internacional de la Ciudad Educadora es “Escuchar a la Ciudad para Transformarla”.

Desde la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras estamos convencidos que la participación ciudadana permite hacer frente de forma creativa y eficaz a los problemas urbanos, enriquecer los proyectos y acercar los gobiernos locales a la ciudadanía. Compartir proyectos, establecer conexiones con otros agentes nos puede ayudar a desbloquear iniciativas, salvar obstáculos, vencer resistencias y a desmontar prejuicios.. Favorece, a su vez, a un mayor conocimiento por parte de la ciudadanía de la administración pública y contribuye a generar ilusión y compromiso.

La gobernanza no se aprende en manuales, exige valentía y confianza mutua. Tiene que vivirse y experimentarse desde el encuentro y la escucha activa.

Los gobiernos locales como administraciones de proximidad, además de procurar que los ciudadanos y ciudadanas tomen parte en las decisiones públicas que les afectan deberíamos trabajar para que se sientan parte de la solución.  Para ello, debemos ganarnos la credibilidad, es decir que esta invitación a la participación no sea ni un fin en sí misma ni un medio para legitimar una actuación decidida de antemano, sino que se fundamente en el derecho de la ciudadanía, desde la infancia, de ser informada, consultada y a tomar parte en los asuntos que les afectan.

Invitamos a las Ciudades Educadoras a movilizar las capacidades existentes en sus municipios, y a poner en marcha procesos de colaboración, co-creación, y co-participación, en los que estén presenten la diversidad de colectivos que integran la ciudad, convencidos de que esta retroalimentación será valiosa para generar confianza y vínculos de pertenencia y co-construir ciudades más inclusivas, participativas y educadoras.

Marina Canals Ramoneda
Secretaria General de la AICE

Sigue nuestro Twitter

Productiva reunión de la Comisión de Seguimiento de la Red de Ciudades Educadoras, como preludio de un exitoso XIV Encuentro Estatal para el próximo mes de marzo de 2020. #EducacionyParticipacion al servicio de la transformación de las ciudades.
@EducatingCities
@Ayto_Sevilla

  • AICE
  • Asociación Internacional de Ciudades Educadoras. Avinyó 15, 4ª planta, 08002 Barcelona. Tel 34 933 427 720 Fax 34 933 427 429
  • edcities@bcn.cat
  • Ver mapa