Inclusión Social

En un mundo donde las desigualdades sociales, económicas y de oportunidades entre diferentes sectores de la población tienden a agudizarse, se requiere de una apuesta firme y decidida para reforzar los mecanismos de bienestar y protección social de los colectivos más vulnerables.

Tomar conciencia de los mecanismos de exclusión y marginación que afectan a las ciudades es un primer paso necesario. Las ciudades educadoras avanzan en la construcción de ciudades más inclusivas desde un enfoque integral, apostando por la educación como motor de desarrollo personal y colectivo y de mejora de la convivencia y la cohesión social.

Principios de la Carta: 1, 2, 14, 15, 16, 17